Trucos para que tus toallas estén suaves y esponjosas

toallas-suaves

Con el paso del tiempo las toallas se estropean y pierden suavidad, ya que están sometidas a humedad y continuos cambios de temperatura. Además, al lavarlas con gran asiduidad sufren un gran desgaste, al igual que sucede generalmente con las prendas de vestir. Podo a poco notamos como pierden calidad, esponjosidad y suavidad. Si quieres saber cómo lavar tus toallas para que queden suaves y esponjosas manteniéndose como el primer día, sigue estos sencillos trucos que te contamos.

Truco para que las toallas queden suaves y esponjosas

Antes de meter las toallas en la lavadora, llena un barreño de agua fría y vierte un chorrito de vinagre y otro de limón. Sumerge las toallas en el barreño y deja que actúe aproximadamente durante una hora. Luego enjuágalas con agua fría. Este sencillo truco hará que las toallas no queden ásperas tras el lavado.

Importane: no abuses del detergente. Ten en cuenta que usar detergentes en abundancia no significa que las toallas queden más limpias. Una pequeña cantidad del producto será suficiente para que las toallas vuelvan a estar suaves e impolutas.

Mejor sin suavizante. Aunque la palabra venga de suave, no por ello nos quedarán más esponjosas. Si lo usas, que sea en poca cantidad y cuando ya las hayas lavado unas tres o cuatro veces. Además, evita lavar las toallas con lejía.

No sobrecargues el tambor. Olvídate de eso de llenar la lavadora hasta arriba, ya que las toallas necesitan su espacio para limpiarse bien. Asimismo, es recomendable programar los lavados con opciones en frío.

Cómo acabar con el mal olor de las toallas

Seca las toallas lo antes posible después de cada uso para evitar la humedad. Recuerda que el riesgo de malos olores aumenta si dejas más de una toalla colgada en el baño.

Puedes poner un poco de vinagre blanco en la lavadora para neutralizar los olores, ya que actúa contra las bacterias de la humedad.

Evita que las toallas permanezcan en el tambor de la lavadora durante mucho tiempo después de cada lavado.

Si las toallas huelen muy fuerte, lávalas en agua caliente y añada unos 100 gr de polvo de hornear. Este ingrediente neutraliza el olor, disuelve la suciedad y la grasa acumulada.

Además, cuando sean nuevas se recomienda que las laves antes de usarla por primera vez con agua caliente y sin suavizante.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

#FrenarLaCurva